El cocodrilo al que no le gustaba el agua, de Gemma Merino

*El cocodrilo al que no le gustaba el agua tiene una actividad complementaria asociada que solo recibirán en su email los suscriptores del blog. Si todavía no eres uno de ellos, pincha aquí y únete a nuestra comunidad.

¡Nos encanta El cocodrilo al que no le gustaba el agua! A mí y a mi hijo de tres años y medio, que se lo sabe de pe a pa y cada poco tiempo me pide que volvamos a leerlo. Yo, claro, encantada de la vida porque es uno de mis álbumes ilustrados favoritos. Pero claro… ¡es que es de Gemma Merino! ¿Cómo no me va a gustar?

Además, tengo que reconocer que es un cuento muy especial para nosotros. El año pasado, cuando mi peque mayor cumplió tres años, lo celebramos con unos amigos de la escuela infantil donde había estado yendo desde que tenía un año. Sus profes se pasaron por allí y nos dejaron esta joya. ¿Os imagináis la cara que pusimos?

Pero dejando a un lado el lado sentimental, este título de la editorial Picarona es una delicia. Habla de muchos de esos valores que refuerzan la autoestima de nuestros pequeños y encima lo hace con un toque de humor para dejarte con un gran sabor de boca al terminar la lectura. ¿Se puede pedir más?

Diversión y moraleja en El cocodrilo al que no le gustaba el agua

Páginas interiores de El cocodrilo al que no le gustaba el agua

¿De qué trata este álbum ilustrado para niños?

Todo el mundo sabe que a los cocodrilos les encanta el agua, ¿verdad? Pues al protagonista de esta historia no es solo que no le guste, es que encima le da miedo y le molesta. Y si no le gusta nadar… ¡imaginad bucear! A él lo que le vuelve loco es trepar a los árboles, pero sus hermanos prefieren tirarse de cabeza, nadar, bucear… ¡Si por ellos fuera, nunca saldrían del agua!

Así que, claro, nuestro pequeño cocodrilo se siente muy solo. Una noche, en la cama, decide poner todo de su parte y esforzarse para formar parte del grupo. Con el dinero que tiene ahorrado se compra un flotador y consigue superar sus miedos lanzándose a la piscina. Pero… definitivamente, este pequeño cocodrilo odia el agua. ¡Con todas sus fuerzas!

Entonces sintió algo extraño. La nariz le empezó a picar y el picor crecía, y crecía, y crecía, hasta que… ¡¡Aaaaachiiiiiissss!!

No queremos destriparos el cuento, así que solo os podemos decir que hay una razón de peso para que a este cocodrilo no le guste el agua. ¡Y si hubiéramos prestado atención a las primeras páginas de este precioso cuento ilustrado lo hubiéramos podido adivinar desde un principio! ¿Os imagináis cuál es?

Páginas interiores del libro El cocodrilo al que no le gustaba el agua

Si es que todos parecemos iguales, ¡pero somos diferentes! Y eso es… ¡MARAVILLOSO! ¿No creéis?

¿Qué valores trabaja este cuento?

  • Autoaceptación
  • Autoconocimiento
  • Autoestima
  • Diferencia
  • Diversidad
  • El valor de ser único
  • Miedo a ser rechazado
  • Superación personal

¿Qué es lo que más me gusta de él?

La verdad es que de este libro me gusta todo, pero sobre todo su sencillez. A mí los libros sencillos, directos, fáciles de entender… son los que de verdad me gustan para estos primeros años. Además tiene poco texto, las ilustraciones son graciosas y reflejan muy bien los estados de ánimo de los personajes… Y, por supuesto, tiene una moraleja estupenda.

Es una maravilla que los niños aprendan, desde bien pequeños, que la diferencia es una virtud y que no todos hemos nacido para hacer las mismas cosas. El cocodrilo al que no le gustaba el agua les enseña eso, pero también les da las claves para superar el miedo a ser rechazado, les refuerza su autoestima y les brinda estrategias de superación personal para conocerse mejor a sí mismos.

Imágenes interiores de El cocodrilo al que no le gustaba el agua

Y lo mejor es que este cuento ahonda sobre muchos valores, pero lo hace sin necesidad de que los adultos expliquemos nada. Porque los mejores cuentos son aquellos que no necesitan explicación, que hacen viajar a los niños y que, además, les divierten.

Seguramente su interpretación no coincida exactamente con la vuestra, quizá no tenga nada que ver. Pero os aseguro que en ese viaje que hacen solos, sin que nadie les guíe, aprenden mucho más que cuando somos nosotros, los adultos, los que vamos explicando qué significado hay detrás de cada cosa.

Más información:

  • Título original: El cocodrilo al que no le gustaba el agua
  • Autora: Gemma Merino
  • Ilustraciones: Gemma Merino
  • Número de páginas: 32
  • Formato: tapa dura, 27 x 21,6 cm
  • Categoría: álbum ilustrado con poco texto, diversidad
  • Edad recomendada: a partir de 3 años

ISBN: 978-84-16117-04-8

Curiosidades

La autora de El cocodrilo al que no le gustaba el agua, Gemma Merino, nació en Cataluña. Estudió arquitectura y, después de realizar varias prácticas en nuestro país, vivió en Dublín, Tel Aviv y Londres, donde ha fijado su residencia desde hace unos años.

En 2011, mientras cursaba un Máster de Ilustración Infantil en la Cambridge School of Arts, recibió el prestigioso Premio Macmillan a la Ilustración Infantil.

Es autora de otras conocidas obras como La vaca que se subió a un árbol o La oveja que incubó un huevo, también publicados por la editorial Picarona.

El cocodrilo al que no le gustaba el agua también está editado en catalán.

¿Dónde puedo comprarlo?

Compra este libro ahora y recíbelo mañana en tu casa:


2 comentarios en “El cocodrilo al que no le gustaba el agua, de Gemma Merino

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: