La estrategia del parásito, de César Mallorquí

Vamos a echar cuentas: en 2012, año en el que se publicó la primera edición de La estrategia del parásito, de César Mallorquí, yo tenía 25 años. Y hacía lo menos diez más que no cogía una novela juvenil.

Ahora, con 32, me he topado con ella y me la he ventilado en unas horas, lo que tiene un mérito supino porque soy madre de dos hijos pequeños que –como todas las madres que me seguís sabréis– limitan mucho el tiempo de lectura.

Pero, ya lo dicen las frases motivadoras que circulan por la red, cuando algo te interesa el tiempo se busca o se crea. Qué se yo. El caso es que esta noche he dormido muy poco, pero me he terminado el La estrategia del parásito. ¿O debería decir El asunto Miyazaki? Y he pensado: ¿por qué no tengo YA aquí la segunda parte que, según parece, acaba de salir?

La estrategia del parásito, una idea redonda con un final GENIAL

Bueno, eso, y wow, wow, wow… ¡Yo de esto tengo que escribir! Pero, ¿qué? Porque os puedo contar de qué va: un tipo del montón, Óscar Herrero, que estudia periodismo y recibe un paquetito misterioso de un amigo que no ve desde hace años. Y que, a raíz de eso, se ve metido en un ‘embolao’ tremendo de hackers, ordenadores cuánticos y no sé qué historias más.

Un tipo normalito, ajeno al peligroso mundo de la informática, que de un día para otro ve cómo su vida se desmorona a causa de una amenaza mundial que –como yo, igual por eso de que también soy periodista– entiende más bien poquito.

O quizá me puedo poner un poco más profunda y contaros que el libro reflexiona sobre los peligros de internet y que nos sitúa en un escenario de ciencia ficción. Aunque creo yo que dentro de nada, por desgracia, esto será más bien una novela costumbrista.

En fin, que lo que más me gusta de La estrategia del parásito o El asunto Miyazaki no es que el prota se parezca a un héroe como un huevo a una castaña. Ni que aparezca una chica que estudia exactas y lleva la voz cantante en todo el lío. Ni que fluya el amoooor entre los dos, ni siquiera que esté fantásticamente escrita y te atrape desde la primera línea hasta el final.

No, a mí lo que me ha cautivado es la genialidad del autor. ¡Joder! Qué mente más privilegiada, que no solo crea una novela estupenda sino que encima le da un valor extra INCREÍBLE con ESE final que juega a mezclar realidad y ficción de una manera magistral.

La promoción de La estrategia del parásito: ¡WOW!

Y claro, igual por deformación profesional también, me pongo a investigar. Y casi me da algo cuando descubro que SM puso en marcha allá por 2012 una campaña de marketing simplemente espectacular para promocionar La estrategia del parásito. La idea, al parecer, partió del editor Gabriel Brandariz. ¡Chapeau!

Os dejo el vídeo inicial porque me parecen una “estrategia marquetiniana” (me estoy sonando muy viejuna, seguro que hay un término más moderno pero ya me entendéis) impresionante.

Pero es que la cosa no se queda aquí: coincidiendo con el lanzamiento del libro, un montón de blogueros de literatura recibieron un email de SM donde les informaban de que se había metido un virus en los ordenadores de la editorial y que había logrado cambiar el texto del libro original del autor por otro.

Además, les alertaba de que podían experimentar cosas raras en sus correos y les invitaban a notificarlo vía Twitter con el hashtag #miyazaki. Y, a los pocos días, les enviaron nuevos mensajes con fragmentos de la portada y frases sueltas que conformaban la sinopsis:

Miyazaki te vigila.

Se oculta, no puedes verlo, pero siempre está ahí.

No es un vampiro, pero se alimenta de ti. Por eso se esconde y te utiliza.

La estrategia del parásito, un tecno-thriller de César Mallorquí. ¿O no?

Para generar todavía más interés, cuando ya había pasado un tiempo prudencial desde que recibieran estos emails, vuelven a contactar con ellos para enviarles este vídeo:

¿No os parece, sencillamente, genial? Pues la novela La estrategia del parásito de César Mallorquí es todavía mejor que esta iniciativa. ¡No os digo más! En cuanto tenga en mi poder la segunda parte, que se llama Manual de instrucciones para el final del mundo, ¡os la reseño en el blog! ¿La habíais leído? ¿Os apetece leerla?

Si te interesa La estrategia del parásito / El asunto Miyazaki:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.