Versiones de Caperucita Roja: ¡nuestras favoritas!

¡Feliz Día del Libro a todas a todos! ¿Cómo estáis? Por aquí deseando de compartir con vosotras tres versiones de Caperucita que nos han robado el corazón y que, de alguna manera, quieren ser un homenaje para este personaje tan importante dentro de la literatura infantil.

Y es que, en pleno Día del Libro, me apetecía mucho reconocer el valor cultural de los cuentos clásicos. Sobre todo ahora que están generando tanta polémica… y hay personas que creen que sería mejor borrarlos del mapa.

Personalmente, os confieso que en casa se leen mucho, sobre todo porque mi hijo mayor es fan absoluto de algunas historias como Los Tres Cerditos, Los músicos de Bremen, El príncipe feliz y también Caperucita Roja. Pero es que, además, son patrimonio de nuestra cultura y de nuestra vida, además de una base estupenda para hablar de cómo era el pasado y cómo debe ser el futuro.

Además, hablando con Rocío, de A merendar con mamá, pensamos que podíamos hacer algo especial para hoy: elegir las versiones de Caperucita favoritas de cada una y hacer un collage para Los inventos de mamá muy especial. ¿Os gusta cómo ha quedado? Nos pasamos toda la mañana pega que te pega en la biblioteca Luis Rosales, pero… ¡fue genial!

Collage de Caperucita Roja

 

Tenéis el post completo en el post que hemos elaborado conjuntamente Rocío y yo para Los inventos de mamá, pero quería contaros un poquito más acerca de mis versiones favoritas de Caperucita Roja. ¡No os perdáis las suyas en A merendar con mamá!

Mis versiones de Caperucita Roja favoritas

Como casi siempre me centro en libros para peques de cero a seis años, en esta ocasión he seleccionado varios libros para niños más mayorcitos, todos ellos muy divertidos y con unas ilustraciones… ¡ya las veréis!

La verdadera historia de Caperucita Roja, de A.R Almodóvar

La verdadera historia de Caperucita Roja, Kalandraka

Este libro pertenece a la colección Libros para soñar de Kalandraka y tiene bastante más texto que las versiones de Caperucita Roja que estamos acostumbrados a leer. Además, tiene unas ilustraciones artísticas, de corte picassiano, que me han robado el corazón y le valieron a Marc Taeger el Premio Daniel Gil en 2005.

La historia de Almodóvar también es muy especial, ya que nos desvela muchos aspectos personales de Caperucita para que la conozcamos mejor, como que no le gusta ni pizca coser y que, sin embargo, se pirra por salir de casa. ¡Cosa que no pasa muy a menudo!

En esta versión de Caperucita, el lobo idea un plan para comerse a la niña y a la abuela de un solo bocado, pero no contaba con la astucia e la joven, que enseguida se da cuenta de que algo no marcha en casa de su abuela, y la aparición estelar de un gato que es uno de los grandes protagonistas de nuestro collage.

Lo podemos leer con peques que aguanten cuentos largos, a partir de tres o cuatro años dependiendo lo acostumbrados que estén, y es genial también para los que leen ya solos, niños de a partir de 7 años. ¡Aproximadamente, ya sabéis!

El pequeño bebedor de tinta roja, de Eric Sanvoisin

El pequeño bebedor de tinta, de Edelvives

La segunda versión de Caperucita Roja que he elegido es Bebedores de tinta, un librito finito de tapa dura, editado por Edelvives, que me ha conquistado por su originalidad. ¡Y no solo a mí! Mi hijo Adrián, de cuatro años, está encantado con él.

Como cuento en Los inventos de mamá, los protagonistas de este cuento (Daniel y Carmela) son un poco como Rocío y como yo: se beben los cuentos. Lo que pasa es que ellos lo hacen con una pajita que, como veréis a continuación, les juega una mala pasada.

Justo el día que deciden beberse la tinta del cuento clásico Caperucita Roja, ¡los que son absorbidos por el libro son ellos! ¿Cómo? Pues a través de la pajita… Y por eso hemos querido incluirla también en el collage.

Sin darse cuenta, Daniel y Carmela se ven convertidos en el lobo y Caperucita. Se saben perfectamente la historia… pero ¿qué pasa si no la quieren representar? ¿Cómo va a comerse Daniel a su novia? Pedirán consejo a la abuelita para abandonar el cuento… ¿Lo conseguirán?

No quiero desvelaros demasiadas cosas sobre este libro porque, como digo, me ha encantado, sobre todo por lo original que es esta versión de Caperucita Roja. ¡Metaliteratura para niños! ¿No es genial?

Tiene bastante texto y está estructurado en 5 capítulos, por lo que es una propuesta estupenda para primeros lectores. O para niños de cuatro o cinco años, como Adrián, si queréis empezar a leer con ellos por capítulos.

La noche de la visita, Benoît Jacques

La noche de la visita, de A buen paso

Para concluir mi selección de versiones de Caperucita Roja, quiero hablaros de una de las reinterpretaciones más surrealistas y más locas que se han hecho de este cuento.

Tiene el ADN de A buen paso, la editorial que lo publica, y es extremadamente divertido para niños más mayorcitos o más pequeños si eres tú el que se lo lees poniendo muecas, voces y todo lo demás.

Bueno, que me lío: en esta versión los grandes protagonistas son el lobo y la abuelita. Caperucita aparece, pero más bien poco… Ahora entenderéis por qué

La historia arranca con el Gran Lobo Feroz llamando a la puerta de la casa de la abuelita para, está claro, comérsela de un bocado. Ella está esperando la cena, que se la suele llevar su nieta, pero está tardando más de lo normal.

Así que el lobo decide hacerse pasar por un repartido de comida a domicilio para entrar. Pero… la sordera de la anciana desbaratará todos sus planes y le complica muchísimo la vida. Ni os imagináis hasta qué punto se desesperará nuestro amigo lobo, ¿a ti no te pasaría igual?

Es, como digo, una de las mejores versiones de Caperucita Roja para pasar un buen rato y reírse a carcajadas. Y no lo digo solo yo: en 2008, este libro fue distinguido con el premio Baobab al mejor libro infantil ilustrado en Francia.

Las ilustraciones, que solo utilizan el negro, el rojo y el blanco, son increíblemente llamativas, pero el texto lo es todavía más: es rimado y divertidísimo. ¡Una joya para lectores de más de 7 años o, como digo, para contárselo poniendo muecas y voces a nuestros peques de cualquier edad!

¿Os han gustado las versiones de Caperucita Roja que he elegido para celebrar el Día del Libro? ¡Pues todavía hay más! Pásate por el blog de A merendar con mamá y descubre cuáles son las propuestas de Rocío, que por aquí también les hemos echado un ojo y son… ¡geniales!

Cuentos relacionados:

Si te gustan estos libros que reinterpretan el cuento clásico de Caperucita Roja también te puede interesar:

*** Si te ha gustado, ¡comparte con los botones de abajo! A ti te llevará menos de un minuto y a mí me ayudará un montón.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.